Table of Contents Table of Contents
Previous Page  23 / 39 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 23 / 39 Next Page
Page Background

23

voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso a contracorriente. Invoquémoslo

hoy, bien apoyados en la oración, sin la cual toda acción corre el riesgo de

quedarse vacía y el anuncio finalmente carece de alma. Jesús quiere evan-

gelizadores que anuncien la Buena Noticia no sólo con palabras sino sobre

todo con una vida que se ha transfigurado en la presencia de Dios”.

67

Consideremos a todas las personas de los comités, consejos, juntas

de educación, etc., de nuestras parroquias, y a los diversos grupos y min-

isterios que actúan en éstas. Hay muchos feligreses de diversos orígenes

con quienes los líderes de la parroquia interactúan regularmente. Sin

embargo, la interacción y la participación no equivalen necesariamente al

discipulado misionero. Nuestras parroquias rara vez esperan de sus comités

algo más que la simple membresía y sus funciones en gran medida suelen

limitarse a simplemente brindar informes o asesoría. Es importante consid-

erar a estos comités como pequeños grupos que necesitan evangelización y

formación espiritual intencional, cambiando así el paradigma del manten-

imiento a la misión en la parroquia. Aquellos feligreses que forman parte

de los mecanismos internos de la parroquia deben ser evangelizados para

que ellos también puedan compartir la Buena Nueva con otros. Como se

mencionó, la oración es central en este empeño misionero. Muchos de

nuestros comités parroquiales están separados por su área de interés (culto,

catequesis, acogida, etc.), pero hay un tremendo valor en reunir a todos

estos grupos regularmente para orar, reflexionar y discernir a fin de fomen-

tar una cultura de discipulado misionero en la parroquia. Esto también

integra cada ministerio con el trabajo y la misión más grande de la parro-

quia y de la Iglesia en general. Asegura un espíritu de colaboración e invita

a cada ministerio a salir fuera de los grupos autónomos. Cuando cada grupo

o ministerio de la parroquia es evangelizado, estos pueden unificarse mejor

en la misión de evangelización de la parroquia en su conjunto. Reunirse

para la oración antes, durante y después del proceso es crucial para el éxito

de la planificación pastoral.

La planificación eficaz debe estar impregnada con una atmósfera de

oración para que el Espíritu Santo pueda guiar el proceso y podar donde

corresponda. Es en la oración personal y comunitaria donde el discípulo,

alimentado por la Palabra y los sacramentos, cultiva una relación de pro-

funda amistad con Jesucristo y busca abrazar la voluntad del Padre a través

del Espíritu Santo. El nutrirse de la Eucarística y de la oración diaria es una

señal de la primacía de la gracia en el camino de fe del discípulo misionero.

La planificación eficaz debe prever amplias oportunidades para la oración