Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  316 / 706 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 316 / 706 Next Page
Page Background

290 •

Segunda Parte. Los Sacramentos: La Fe Celebrada

sacerdote. Este difiere en esencia del sacerdocio común de todos los

fieles porque confiere un poder sagrado para el servicio a los fieles.

• El ministerio ordenado ocurre en tres grados u órdenes: obispo,

sacerdote y diácono. Estos ministerios son esenciales para la vida de

la Iglesia.

• Los obispos reciben la plenitud del sacramento del Orden. Son los

principales maestros, santificadores y pastores de sus diócesis.

• “Los presbíteros están unidos a los obispos en la dignidad

sacerdotal y al mismo tiempo dependen de ellos en el ejercicio de

sus funciones pastorales; son llamados a ser cooperadores diligentes

de los obispos” (CIC, no. 1595). Junto con el obispo, los sacerdotes

forman la comunidad presbiteral (sacerdotal) y asumen junto con él

la misión pastoral de una parroquia en particular.

• Los diáconos reciben el sacramento del Orden, pero no el sacerdocio

ministerial. Mediante la ordenación, el diácono es configurado con

Cristo, quien vino a servir, no a ser servido. En la Iglesia latina,

los diáconos pueden bautizar, proclamar el Evangelio, predicar

la homilía, asistir al obispo o al sacerdote en la celebración de la

Eucaristía, asistir a los matrimonios y bendecirlos y presidir funerales.

Se dedican a servicios de caridad, lo que era su papel ministerial en

la época del Nuevo Testamento.

• “

El rito esencial

del sacramento del Orden está constituido, para los

tres grados, por la imposición de manos del obispo sobre la cabeza

del ordenando [el varón que va a ser ordenado] así como por una

oración consecratoria específica” (CIC, no. 1573). La ordenación

confiere un carácter sacramental permanente.

• Solo varones pueden ser ordenados.

• Normalmente en la Iglesia occidental, la ordenación al sacerdocio se

confiere solo a aquellos varones que prometen libremente el celibato

de por vida.

• Solo los obispos pueden conferir el sacramento del Orden en los

tres grados.