Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  400 / 706 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 400 / 706 Next Page
Page Background

374 •

Tercera Parte. La Moralidad Cristiana: La Fe Vivida

no ha hecho nada para ofender a Dios y que no se merece tal castigo.

No importa lo profunda que es su angustia, Job mantiene su confianza

en Dios:

Yo sé bien que mi defensor está vivo,

y que al final se levantará a favor del humillado;

De nuevo me revestiré de mi piel

y con mi carne veré a mi Dios;

Yo mismo lo veré y no otro,

mis propios ojos lo contemplarán.

Esta es la firme esperanza que tengo. (19:25-27)

Job sí le pregunta a Dios por qué le ha afligido de esta manera,y quiere

defender su causa ante Dios.Le cuenta todo el bien que ha hecho y quiere

que Dios le responda a sus preguntas. Un joven se une a la conversación

entre Job y sus amigos y condena severamente el interrogatorio de Job a

Dios. Pero entonces, de repente, Dios se le aparece a Job y le dice:

¿Quién es ése que empaña mi consejo

con palabras sin sentido?

Si eres valiente, prepárate.

Yo te preguntaré y tú me responderás.

¿Dónde estabas tú cuando cimenté la tierra?

Habla, si es que sabes tanto.

¿Sabes tú quién fijó su tamaño

y midió sus dimensiones? (38:2-5)

Dios entonces revela a Job la majestuosidad y el orden de la creación,

revelándose a sí mismo como el Creador de todo, y siempre misterioso en

su forma de obrar. Job, el hombre inocente que ha sufrido, es privilegiado

con una extraordinaria revelación de la sabiduría y carácter oculto de

Dios. Está asombrado y sobrecogido por la visita de Dios a él. Se arrepiente

de haber interrogado a Dios y le responde reconociendo su grandeza:

Sé que todo lo puedes,

que ningún plan está fuera de tu alcance.

Hablaba de cosas que no entendía, de maravillas

que me superan y que ignoro.