Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  417 / 706 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 417 / 706 Next Page
Page Background

Capítulo 27. El Tercer Mandamiento: Ama el Día del Señor

• 391

nuevo las maravillas de la naturaleza y la bondad de la creación que

proviene de la mano providencial de Dios.

El domingo también ofrece a las familias la oportunidad de estar

juntas y de participar en actividades comunes. Los horarios de entre

semana a menudo hacen que los miembros de la familia pasen mucho

tiempo alejados unos de los otros. La participación en la Eucaristía y en

otras actividades pueden renovar los vínculos de amor y unidad.

Las actividades deportivas de los jóvenes a veces han interferido

con el precepto de la Misa dominical de los jóvenes católicos. Hasta

hace poco, la mañana del domingo era un tiempo sagrado en la mayoría

de las comunidades y barrios, que se reservaba para ir a la iglesia.

Antes de que esto desaparezca a causa de las actividades deportivas u

otras intrusiones inesperadas, esperamos que los párrocos católicos y

otros líderes religiosos cristianos, con el apoyo de sus congregaciones,

prevalezcan sobre los patrocinadores de las actividades deportivas,

para que estos adapten sus programas a las necesidades religiosas de

la juventud. Debemos preservar la oportunidad de ir a Misa los domin­

gos sin tener que competir con las actividades deportivas, el trabajo y

otras tentaciones.

Los domingos también podemos buscar actividades culturales y de

entretenimiento que aumenten el mensaje del Evangelio y promuevan el

desarrollo espiritual. Cumplir correctamente con el precepto dominical

puede ser así una postura profética en nuestra cultura, ofreciendo un

testimonio que es tanto sano como sanador para el gran número de

personas que necesitan ser menos frenéticas y estar más deseosas de

dejar de lado ciertas cosas y dedicarse a lo que mejor responde a sus

naturalezas y anhelos espirituales.

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DEBATE

1. ¿Qué haces los domingos? ¿Cómo pueden ser días en los que

equilibres el culto, la reflexión tranquila y la renovación espiritual

personal? ¿Qué presiones hacen que esto sea un reto para ti y que

puedes hacer al respecto? ¿Cómo enriquece la Misa dominical tu

vida, tus relaciones y el resto de tu semana?