Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  456 / 706 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 456 / 706 Next Page
Page Background

430 •

Tercera Parte. La Moralidad Cristiana: La Fe Vivida

libertad interna, lo cual hace a los seres humanos capaces de templar los

deseos sexuales según el designio de Dios para la expresión apropiada

del amor en la relación matrimonial entre un hombre y una mujer.

El

Catecismo

describe la adquisición de la castidad de la

siguiente manera:

El dominio de sí es una

obra que dura toda la vida

. Nunca se

la considerará adquirida de una vez para siempre. Supone un

esfuerzo reiterado en todas las edades de la vida. El esfuerzo

requerido puede ser más intenso en ciertas épocas, como cuando

se forma la personalidad, durante la infancia y la adolescencia.

(CIC, no. 2342; cf. Tt 2:1-6)

La castidad tiene unas

leyes de crecimiento

; ésta pasa por grados

marcados por la imperfección y, muy a menudo, por el pecado.

(CIC, no. 2343)

La castidad supone el respeto de los derechos de la persona,

en particular, el de recibir una información y una educación

que respeten las dimensiones morales y espirituales de la vida

humana. (CIC, no. 2344)

La castidad es una virtud moral. Es también un don de Dios,

una

gracia

, un fruto del trabajo espiritual (cf. Ga 5:22). El

Espíritu Santo concede, al que ha sido regenerado por el agua

del bautismo, imitar la pureza de Cristo. (CIC, no. 2345; cf. Ga

5:22, 1 Jn 3:3)

La virtud de la castidad se desarrolla en la

amistad

[…] La

castidad se expresa especialmente en la

amistad con el prójimo

.

Desarrollada entre personas del mismo sexo o de sexos distintos,

la amistad representa un gran bien para todos. Conduce a la

comunión espiritual. (CIC, no. 2347)

Existen un número de actos que son pecados contra la castidad:

• La

lujuria “

es un deseo o un goce desordenados del placer venéreo”,

especialmente cuando se busca por sí mismo (CIC, no. 2351).