Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  497 / 706 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 497 / 706 Next Page
Page Background

Capítulo 33. El Noveno Mandamiento: Practica la Pureza de Corazón

• 471

LA MORALIDAD DEL CORAZÓN

El corazón es la sede de la personalidadmoral: “de dentro

del corazón salen las intenciones malas, asesinatos,

adulterios, fornicaciones” (Mt 15:19). La lucha contra

la concupiscencia de la carne pasa por la purificación

del corazón.

—CIC, no. 2517

Experimentamos tensiones entre los deseos espirituales y físicos. Esta

lucha pertenece a la herencia del pecado. Esto no quiere decir que

tengamos que rechazar el cuerpo y las emociones que, junto con el alma,

constituyen nuestra naturaleza. Sí hace que nos demos cuenta de que

afrontaremos una lucha espiritual diaria para adquirir las virtudes que

nos ayudan a obedecer la acción salvadora del Espíritu Santo y a vencer

los vicios que hacen que la resistamos.

La gracia del Bautismo nos purifica de los pecados, pero permanece

una cierta tendencia al pecado. Debemos luchar contra los deseos

desordenados practicando la pureza de mente, corazón y cuerpo con

una vigilancia diaria. Para hacer esto, necesitamos examinar nuestros

motivos así como nuestras acciones, para que así siempre busquemos la

voluntad de Dios. Esto hará que disciplinemos nuestros sentimientos e

imaginación. Finalmente, ya que la pureza es un don de Dios, necesitamos

rezar por ella, como lo hizo San Agustín:

Pensé que la continencia surgía de nuestros propios poderes, los

cuales no reconocí en mí mismo. Era lo suficientemente necio

como para no saber […] que nadie puede ser continente salvo

que tú se lo concedas. Pues tú ciertamente me la habrías dado si

mis gemidos interiores hubiesen alcanzado tus oídos y yo con fe

firme te hubiese arrojado mis cuidados. (

Las Confesiones

, lib. 6,

cap. 11, 20) (v.d.t.)

LA MODESTIA

La modestia, o pudor, es una virtud necesaria para la pureza. Brota de

las virtudes de templanza, castidad y control de sí mismo. Una persona