Background Image
Table of Contents Table of Contents
Previous Page  98 / 706 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 98 / 706 Next Page
Page Background

72 •

Primera Parte. El Credo: La Fe Profesada

Nathaniel murió cuatro años más tarde. Sophia regresó a Europa con

su familia. Cuando tenía veinte años Rose se casó con George Lathrop, de

diecinueve años de edad, en Londres en 1871. La joven pareja se mudó a

Cambridge, Massachussets, donde George trabajó como editor asistente

para

The Atlantic Monthly

. Durante aquellos años, Rose escribió poesía y

relatos cortos para revistas como

Harper’s Bazaar

y

Scribner’s

. Su único hijo,

Francis, murió cuando tenía cuatro años. En 1891, el padre paulino Alfred

Young recibió a los Lathrop como miembros de la Iglesia Católica. George

Lathrop murió en 1898.

La historia de una modista pobre que murió de cáncer en la Isla de

Blackwell fue el acontecimiento que ocasionó un cambio espiritual en la

vida de Rose.“Se prendió un fuego en mi corazón, donde todavía arde […]

me dediqué por completo a consolar a los enfermos de cáncer pobres”

[v.d.t.]. En la época de Rose, los enfermos de cáncer eran marginados por

la sociedad,tal y como ha ocurrido en la historia reciente con los pacientes

de SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida). Sin embargo Rose

se dio cuenta de que eran más que gente enferma pobre. Ellos estaban

hechos a imagen de Dios.

Rose dedicó los treinta y tres siguientes años de su vida a cuidar de

los enfermos de cáncer incurable. Demostró que era una hábil adminis-

tradora y recaudadora de donaciones, estableciendo varios hospicios

en el área de New York para los enfermos de cáncer. Rose y su amiga

Alice Huber ya vivían de una forma semimonástica en la ciudad, cuando

el padre dominico Clement Theunte las recibió como miembros terciarios

de la orden.

Fue entonces, como Hnas.M.Alfonsa y M. Rosa, que ellas establecieron

la Congregación Dominica de Santa Rosa de Lima, incorporada como

las Servidoras Dominicas del Alivio para el Cáncer Incurable. Fundaron un

hospicio para enfermos de cáncer en Hawthorne, New York. Consiguieron

fondos gracias a las peticiones que la Madre Alfonsa realizaba a través de

su revista

Christ’s Poor

(Los Pobres de Cristo). Se fundaron otros hospicios por

todo el país.

La Madre Alfonsa escribió ensayos que eran publicados en cada

número de

Christ’s Poor

. Creía que era posible que cada parroquia tuviese

dos casas para ayudar a los enfermos pobres. Respondió a la llamada de

Dios con fe, energía e imaginación. Su espíritu continúa ardiendo hoy en

día a través de su congregación y de los pobres que todavía necesitan de

su ayuda.